Oficina: (55) 2614 5527 | Whatsapp: 55 2324 0247 | contacto@institutoimago.com

Revista Digital

Guía breve para comprender el ISO en fotografía digital

Por Yunier Escobar.

Una de las cuestiones que genera muchas confusiones en el mundo de la fotografía digital es el uso correcto de la sensibilidad (ISO). ¿Por qué? La mayoría de los fotógrafos son más o menos conscientes de la importancia de evitar el ruido en las imágenes digitales ya que, a diferencia de lo que ocurre en fotografía clásica (química), dicho ruido no es ” estéticamente agradable”. Esto se debe en parte, a que el ruido digital no se comporta de manera uniforme en todo el sensor, sino que aparece de manera más pronunciada en las zonas de sombras de la fotografía. La confusión radica en qué hacer para evitar o minimizar dicho ruido en las fotografías. A continuación intentaré explicar cómo se comporta la sensibilidad en la fotografía digital y la manera de obtener los mejores resultados en nuestras imágenes.

Lea también: ¿Qué es el “punto dulce” o límite de difracción en fotografía?

EL SENSOR DE IMAGEN:

Lo primero que debemos conocer es que el sensor digital está compuesto por millones de fotodiodos. Los fotodiodos son pequeñas celdas sensibles a la luz que, gracias al efecto fotoeléctrico, generan una carga eléctrica proporcional a la cantidad de luz que reciben. Esas cargas eléctricas generarán los pixeles una vez se hayan convertido a datos digitales. La unión de todos los pixeles construye finalmente la imagen digital. Podemos encontrar dos tecnologías diferentes en la fabricación de los sensores: CCD (Charge-Coupled Device) y C-MOS (Complementary Metal-Oxide-Semiconductor) también conocidos como APS (Active Pixel Sensor). No me detendré a explicar cada una de estas tecnologías. Sólo anotar que la inmensa mayoría de las cámaras actuales incorporan un sensor del tipo APS en su interior. Este tipo de sensor, según los fabricantes, posee un alto nivel de ruido de patrón fijo (FPN). El FPN es un patrón de ruido invariable y que siempre está presente en la imagen capturada. Dicho ruido es prácticamente imperceptible cuando capturamos una imagen correctamente expuesta y a una sensibilidad específica, que llamaremos sensibilidad nominal. Sin embargo, comienza a hacerse muy visible a medida que ajustamos valores más altos de sensibilidad. Veamos por qué sucede esto.

Lea también: Comprendiendo la tecnología de los sensores fotográficos.

ISO NOMINAL (o ISO base):

Contrario a lo que suele suponerse, el sensor digital responde a una única sensibilidad. Dicha sensibilidad la llamaremos NOMINAL. En términos concretos, el ISO nominal es la sensibilidad para la cual se fabricó el sensor. Este valor de sensibilidad varía de una cámara o fabricante a otro. Por ejemplo: en el caso de Canon, suele situarse en ISO 100 y en el caso de Nikon puede variar entre ISO 100 e ISO 200, según el modelo de la cámara. Entonces, ¿cómo es posible que la cámara me ofrezca otros valores ISO?

ISO NATIVO (o amplificado):

Cuando subimos el ISO de nuestra cámara, realmente lo que sucede es que la imagen se captura a la sensibilidad nominal y luego la señal eléctrica generada (que habrá sido débil por la escasez de luz en la escena) se amplificará para llevarla a un nivel correcto y la imagen aparezca bien expuesta. Los ISOs nativos, logrados por amplificación, avanzan en el menú de la cámara en pasos (stop) completos. Así, por ejemplo, podemos tener como ISO NOMINAL 100 y como ISOs NATIVOS 200, 400, 800, 1600, 3200, etc. Por ejemplo: una imagen tomada a ISO 200 se habrá capturado realmente a ISO 100 con un paso de subexposición que luego se compensará amplificando al doble la señal eléctrica entregada por los fotodiodos. Cabe destacar que esta amplificación se hace de manera física, por lo que también podemos llamar ISOs REALES a estos valores de sensibilidad. Hasta ahora está muy bien. Pero, ¿por qué aumenta el ruido cuando subo el ISO? La respuesta es sencilla: al amplificar la señal también se amplifica el ruido de patrón fijo, por lo que este comenzará a hacerse visible en la imagen. Y será más visible cuanto más suba la sensibilidad de la cámara, siendo más notoria su presencia en la zona de sombras, ya que es ahí donde menos información luminosa recibió el sensor. ¿Y los valores ISO más bajos que el nominal, intermedios o muy altos que traen algunas cámaras?

Fig. 1. Esquema amplificación ISO.

ISO DIGITAL (o forzado):

Además del ISO nominal y los ISOs nativos, en muchas cámaras del mercado tenemos los llamados ISOs forzados o DIGITALES. Estos valores de sensibilidad difieren del resto por el hecho de que no son “reales”, sino forzados por software. Es decir, el programa interno de la cámara le aplica un ajuste al RAW para corregir la exposición a un valor adecuado. Esto se hace de manera similar a los ajustes de exposición que podemos hacer en el ordendor con un software como Camera RAW. En concreto, los ISOs forzados no existen realmente, sino que son un ajuste en postproducción que realiza la cámara. Dichos ISOs pueden encontrarse como tercios de paso de sensibilidad o como ISOs bajos o extremadamente altos. Así, podemos ver que entre ISO 100 e ISO 200, en nuestra cámara es posible que encontremos un ISO 125 y un ISO 160. Lo que sucede aquí es lo siguiente: una fotografía tomada a ISO 125 realmente ha sido capturada a ISO 100, pero con un tercio de subexposición. Luego el programa interno de la cámara le aplicará un ajuste de un tercio de exposición para llevarla a un valor correcto. Sucede de manera similar con el ISO 50 de algunas cámaras o con los ISO H1, H2, etc. En el caso del ISO 50, la fotografía sería capturada a ISO 100 con un paso de sobre exposición que luego será corregida por el software de la cámara para obtener una imagen correctamente expuesta. En el caso de los ISOs H pueden darse distintos escenarios. Por ejemplo, pensemos que la cámara tiene como ISO amplificado máximo ISO 6400. Si configuramos ISO H1 este equivaldría a ISO 12800. Sin embargo, al no existir realmente ese ISO en la cámara, la fotografía se tomaría realmente a ISO 6400 con un paso de subexposición y la cámara se encargará de corregir la imagen para que luzca bien expuesta. En sentido general, no es recomendable la utilización de ninguno de los valores de sensibilidad forzados, por lo menos cuando la captura se hace en RAW, ya que traen aparejados posibles pérdidas de información y de riqueza tonal en la imagen, además de descubrir más ruido.

CONCLUSIONES:

De todo lo anterior se desprenden las siguientes conclusiones si queremos obtener la mejor calidad de imagen:

1. Siempre que sea posible, conviene utilizar el ISO NOMINAL, ya que será el valor de sensibilidad que nos brindará la mejor calidad y el menor nivel de ruido en la imagen. Para ello, conviene que cada cual investigue qué ISO NOMINAL tiene su modelo de cámara en concreto.

2. Cuando, por situaciones de poca luminosidad, no sea posible utilizar el ISO NOMINAL, podemos echar mano de los ISOs NATIVOS, pero siempre subiendo la sensibilidad al valor mínimo necesario, ya que a mayor ISO, mayor cantidad de ruido en la imagen.

3. Evitar a toda costa la utilización de los ISOs DIGITALES al capturar en RAW.


Hasta aquí este breve artículo sobre la sensibilidad en fotografía digital. Si te interesa estudiar esta disciplina y aprender fotografía como herramienta técnica y creativa, descubre los cursos de fotografía que el Instituto ha preparado para ti: www.institutoimago.com/cursos

Compartir en:

Etiquetas:,

"Trackback" Enlace desde tu web.

Instituto IMAGO

IMAGO - Instituto Superior de Artes Visuales es la escuela de fotografía reconocida por crear los cursos de fotografía más completos en Ciudad de México D.F. Síguenos en Twitter y en Facebook.

Deja un comentario

Síguenos en:

Contacto:

Oficina: (55) 2614 5527
Whatsapp: 55 2324 0247.
contacto@institutoimago.com
Tlacotalpan 92, Roma Sur, Cuauhtémoc, Ciudad de México, CP: 06760

VER CURSOS