Oficina: (55) 2614 5527 | Whatsapp: 55 2324 0247 | [email protected]

Revista Digital

Clásica e inspiradora: Hasselblad 500C/M

Por Yunier Escobar

Cuando se habla de cámaras fotográficas icónicas, es imposible no mencionar a Hasselblad y su famosísima serie V, de la cual forma parte la Hasselblad 500C/M, en producción desde 1970 y hasta 1994. Desde 1957 a 1970 se produjo la Hasselblad 500C, con aproximadamente 76,700 copias.

No me detendré a hacer una historia exhaustiva de Hasselblad. Me conformaré con mencionar alguno detalles que considero importantes sobre la marca de cámaras sueca.

Se cuenta oficialmente que en 1940 la fuerza aérea sueca recuperó una cámara de vigilancia aérea alemana intacta. El ejército sueco contactó a Victor Hasselblad, quien por ese entonces se había ganado reputación como experto en cámaras (había publicado varios artículos sobre fotografía y además, su familia era conocida por distribuir equipo fotográfico en Suecia), para que Victor hiciera una copia de la cámara alemana encontrada. En lugar de hacer una copia, Victor prefirió hacer una versión mejorada, así que para ello, armó un taller en el cobertizo de una fábrica de automóviles en el centro de Gotemburgo. Con la ayuda de su hermano, Hasselblad comenzó a realizar ingeniería inversa de la cámara alemana y a diseñar la que sería la primera cámara Hasselblad, la HK-7, utilizando material de un depósito de chatarra cercano a su taller. Para el año 1941, la pequeña empresa, ya en nuevas y adecuadas instalaciones, comenzó la producción en serie del HK-7.

Hasselblad HK-7

Después de otros modelos producidos por encargo del ejército, el 6 de octubre de 1948, Victor presentó la Hasselblad 1600F, la cuál se convertiría en el primer modelo de consumo diseñado. Era una cámara 6×6, de lente única, espejo réflex, lentes Kodak intercambiables, respaldos de película y visores. A pesar de las buenas críticas iniciales, los defectos de esta cámara llevaron a Hasselblad a desarrollar el siguiente modelo: el 1000F, el cual vió la luz casi 5 años más tarde, en 1952. La nueva cámara tenía muchas características mejoradas y refinadas y una nueva serie de seis lentes.

Y luego llegó… ¡La serie 500!

Prototipos Hasselblad 500C, 1953

La Hasselblad 500C fue lanzada en 1957, después de desarrollarse múltiples prototipos en 1953. Reemplazando el diseño anterior del 1000F, el cual disponía de un obturador de plano focal, el 500C utilizó un obturador central e introdujo la gama de lentes Carl Zeiss de altísima calidad.

En 1962, el astronauta Walter Schirra llevó un Hasselblad 500C al espacio en el cohete Mercury. Esto le valió la fama absoluta a la cámara y por ende al fabricante, colocándolo en la cúspide de las cámaras fotográficas de la época.

En 1970 fue lanzada la Hasselblad 500C/M, equipada con una pantalla de enfoque intercambiable, una cámara que estuvo en producción durante 24 años, hasta 1994.

Mi Hasselblad 500C/M, con Carl Zeiss Planar 80mm f2.8 CF.

¿Qué hace especial a una Hasselblad clásica como la 500C/M?

Si hablamos de su cuerpo, parte de la singularidad de la cámara Hasselblad serie 500 es su diseño modular. La cámara consta de un cuerpo fabricado a partir de un solo bloque de aleación de níquel, una lente, un respaldo de película, un visor plegable (o visor de prisma opcional) y una manivela de película, cada uno de los cuales es intercambiable con casi todos los Hasselblad de la serie 500. Hay muchos accesorios que incluyen por ejemplo medidores de luz, visores de prisma, respaldos para Polaroid, etcétera.

Hasselblad 500C. Se puede apreciar su diseño modular.

Además de hermosa, esta cámara es muy compacta, teniendo el cuenta que es una cámara de formato medio de 6×6. Con dicho formato y la óptica Carl Zeiss de alta calidad, la cámara es capaz de conseguir fotografías asombrosas por su extraordinaria calidad.

Dicho esto, es importante señalar que esta es una cámara esencialmente para uso en estudio o para fotografía tranquila, sin prisas, como puede ser la fotografía de paisaje.

Enfocar es difícil si no dispones de una pantalla de enfoque adecuada, como la Acute Matte D, las cuales son más luminosas y por ende más fáciles de usar. Recuerda que con un fotograma tan grande, la profundidad de campo es crítica con diafragmas muy abiertos.

Otro detalle: si dispones de una respaldo 6×6, tendrás que aprender a componer en formato cuadrado. Parece fácil pero no lo es tanto, sobre todo si vienes de utilizar los típicos formatos rectangulares de relación de aspecto 3:2 de las cámaras de 35mm analógicas o digitales.

Si tienes la oportunidad de disparar con estas cámaras, te aseguro que será una mar de satisfacciones y una experiencia fotográfica que no vivirás con otras máquinas.

Me despido con estas dos imágenes tomadas con mi 500C/M. ¿Qué opinas de esta maravilla sueca?

Tomada en exterior con luz natural. Hasselblad 500C/M
Fotografía con Hasselblad 500C/M tomada en estudio con flash. Película Kodak Ektachrome 120 ASA 160 (caducada).
Compartir en:

Instituto IMAGO

IMAGO - Instituto Superior de Artes Visuales es la escuela de fotografía reconocida por crear los cursos de fotografía más completos en Ciudad de México D.F.

Deja un comentario

Debes iniciar sesión para dejar un comentario.

Contacta:

(55) 2614 5527 | 55 2324 0247
[email protected]

Contacto:

Oficina: (55) 2614 5527
Whatsapp: 55 2324 0247.
[email protected]
Tlacotalpan 92, Roma Sur, Cuauhtémoc, Ciudad de México, CP: 06760