Oficina: (55) 2614 5527 | Whatsapp: 55 2324 0247 | contacto@institutoimago.com

Revista Digital

Cristina Otero: poesía de la autorrepresentación

«Yo pinto del mismo modo que otros escriben su autobiografía. Mis telas, acabadas o no, son las páginas de mi diario, y tienen validez como tales. El futuro escogerá las páginas que prefiera.» Pablo Picasso.

Durante siglos, la autorrepresentación ha sido recurrente en el panorama artístico occidental. Renacentistas, barrocos, modernos, postmodernos: esa mirada introspectiva está presente en la pintura, la escultura, el grabado, la fotografía y otras disciplinas artísticas, desde el tradicional autorretrato, hasta búsquedas más experimentales como la performance.

En el caso particular de la fotografía, numerosos fotógrafos se han refugiado en si mismos, utilizando su cuerpo como sujeto y fuente de inspiración para sus obras. Tal es el caso de Joan Fontcuberta, Man Ray, Richard Avedon, Lee Friedlander (por mencionar algunos) que con sus autorretratos han servido como referentes para las nuevas generaciones de artistas.

Y cuando pudiéramos creer que ya nada nos sorprenderá dentro de las corrientes de lo autorrepresentacional, descubrimos la obra de artistas contemporáneos que nos demuestran las inagotables posibilidades del autorretrato.  Tal es el caso de la fotógrafa española Cristina Otero (España, 1995). Gracias a sus series de autorretratos, con tan solo 15 años, se convirtió en la mujer más joven en exponer de manera individual en una galería de arte en su país. Hoy por hoy, sus fotografías cautivan por la fuerza y la belleza que emana de ellas.

Su trabajo principalmente se enfoca en autorretratos con un estilo “onírico, intimista y pictórico” descrito así por la misma artista, para ella sus referencias no son sólo fotográficas sino también pictóricas, como Frida Kahlo, El Bosco y Dalí, así como movimientos artísticos como el Impresionismo, los Prerrafaelitas y el Rococó.

En una entrevista exclusiva para IMAGO – Instituto Superior de Artes Visuales, Cristina Otero exhibe más que su cuerpo: abre su mundo de ideas para nosotros.

¿Tienes algún referente fotográfico al que te remites en el momento de iniciar un nuevo proyecto?

Realmente mis referencias no sólo son fotográficas, sino también pictóricas, como Frida Kahlo, El Bosco y Dalí, y movimientos como el Impresionismo, los Prerrafaelitas y el Rococó. En cuanto a fotógrafos, entre mis favoritos se encuentran Eugène Atget, Hans Bellmer, Joel Peter Witkins, Eugenio Recuenco y Chema Madoz.

¿Cómo llegas al autorretrato, fueron razones prácticas o te interesó el género desde el principio?

Antes de comenzar, nunca había concebido el autorretrato como un género artístico, empecé por pura necesidad. Tenía muy claro desde el principio que lo que quería retratar eran rostros femeninos y, al no tener recursos a mi alcance, decidí convertir mi rostro en lienzo en blanco que yo maquillaba, peinaba y retrataba.

¿Cómo ha sido el proceso para llegar a tu estilo fotográfico?

Siempre me he guiado por mis propios impulsos. Jamás he mentido a la hora de crear una fotografía, siempre hablo de cómo me siento y del momento de mi vida en el que estoy. Eso es lo que ha hecho que evolucione mi obra, pues a medida que he ido creciendo, ella lo ha hecho conmigo. La sinceridad es lo que le da unicidad al artista.

¿Cómo crees que ha cambiado tu trabajo a través de los años?

Pienso que ha madurado ya que mis pensamientos y manera de ver la vida ha madurado también. Ahora tengo muchos más conocimientos artísticos que cuando comencé, y eso me ha dado una perspectiva que desconocía, ya sea a la hora de pensar los colores, la luz o el concepto.

¿Qué significa para ti ser la artista más joven en participar en una exposición individual en tu país?

Realmente es algo que vino sin querer, jamás pensé que lo que yo hacía como hobby acabaría en una exposición que impulsaría mi carrera. Sé que tuve mucha suerte de poder hacerlo, y agradezco cada instante que desde entonces me ha regalado ese evento. Fue un sueño en su momento, a día de hoy lo considero un enorme privilegio.

¿Cómo se inserta tu trabajo fotográfico dentro del panorama de la fotografía contemporánea?

Es muy difícil hablar de la fotografía contemporánea cuando hay tantas vertientes muy diferentes. Es esta heterogeneidad lo que hace mi obra, al igual que la de otros fotógrafos, pueda tener su propio público y no sea rechazada por unas reglas establecidas, como ocurría hasta hace bien poco.

En términos prácticos, según Cristina Otero: ¿cómo hacer para tener éxito en un medio tan competido como lo es la fotografía?

Lo más importante es que tu trabajo sea innovador, diferente al resto. Hay que tomárselo en serio, darle muchas vueltas a cada concepto, y jamás seguir las modas fotográficas simplemente porque tiene un público más amplio.

¿Hacia dónde quieres llevar tu trabajo en el futuro? ¿Tienes algún proyecto concreto en que estés trabajando actualmente con miras al futuro?

Por ahora no me he planteado dejar el autorretrato. Estoy con varios proyectos ahora mismo, en uno de ellos llevo trabajando más de siete años.

¿Qué consejo darías a los fotógrafos que están iniciando su carrera y/o a los que están estudiando fotografía?

Siempre diré que lo más importante es creer en tu fotografía, en ti mismo. Ser honesto contigo mismo y reflejarlo en cada imagen que hagas. Esto el espectador lo va sentir y creerá en ti. Las modas son pasajeras, por ello no hay que centrarse en ellas, sí
conocerlas, pero no perseguirlas. Constancia, trabajo y pasión son la clave.

Compartir en:

Deja un comentario

Contacta:

(55) 2614 5527 | 55 2324 0247
contacto@institutoimago.com

Contacto:

Oficina: (55) 2614 5527
Whatsapp: 55 2324 0247.
contacto@institutoimago.com
Tlacotalpan 92, Roma Sur, Cuauhtémoc, Ciudad de México, CP: 06760

VER CURSOS